La alegría de la Navidad en  nuestros colegios de Guinea Ecuatorial

La Navidad nos invita a fijar la mirada en el lecho que trajo al mundo la ternura de Dios y así ha despertado y sigue despertando alegría y esperanza.

El florecimiento de la vida es siempre motivo de alegría que ayuda a superar el sufrimiento, la sonrisa de un niño derrite hasta los corazones más duros.

Desde nuestros colegios Sagrada Familia de Urgel presentes en Guinea Ecuatorial en Niefang y Nsork la luz de la Navidad nos hace redescubrir el sentido de hermandad y nos empuja a la solidaridad con los necesitados.

La semilla de la esperanza habita en la educación, la esperanza de la paz y de la justicia, la esperanza de la belleza, la esperanza del bien, esperanza de armonía social, nuestras escuelas aquí en Guinea Ecuatorial pretenden ser lugares en los que la educación sea un acto de esperanza.

Nuestros docentes, las religiosas aquí presentes miran a los niños con esa mirada llena de esperanza, tratando de sacar lo mejor que hay en cada uno de ellos.

¡Feliz Navidad desde Niefang, Feliz Navidad desde Nsork!

Que la alegría del niño de Belén colme de alegría a todas nuestras instituciones educativas.