Recordamos su carisma y su ilusión por hacer felices a los demás.

Aunque su historia se remonte al siglo XIX, el carisma de la beata Ana María continúa entre nosotros. Todos los alumnos de la ESO hemos bajado a la capilla para recordar su sueño: la dedicación a los demás y la ayuda al necesitado. Ese fue el sentido de su vida y queremos que sea ejemplo, porque con pequeños gestos mantenemos la ilusión de quienes intentan hacer felices a los demás.

¡Feliz día!